Descubrimiento, expresión, motivación y trabajo compartido

En Escuela Ideo no paramos de crecer en ideas y aprendizajes. En los momentos de celebración de los logros conseguidos miramos atrás y nos damos cuenta de todo el trabajo y la evolución que hemos tenido.

4º de Primaria concluyó su proyecto “Ideo Museum” de forma sobresaliente, si bien el proceso de elaboración fue aún mejor. Quién diría que aquel grupo inquieto, con dificultades para sacar adelante el primer proyecto en octubre, sería capaz de trabajar tan bien para lograr algo que incluso a los adultos les supondría todo un reto.

Este es el relato de la experiencia de construir un museo en Ideo; un viaje de descubrimiento, expresión, motivación y trabajo compartido, del alumnado de 4º de Primaria, acompañado de Ana, Diego, Mauricio y Rafa que nos lo cuentan en primera persona.

“Tras acabar con nuestro proyecto de Culturas, comenzamos a idear cuál podría ser el marco temático que nos ayudaría a trabajar, durante las siguientes semanas, los contenidos de Historia que, de forma diligente, nos proponíamos abordar tal como dicta el programa de 4º de Primaria. La historia es un tema complicado, una maraña de eventos interrelacionados que se exponen como una línea temporal difícil de recordar. Pero desde el primer momento teníamos el propósito de hacer que estos contenidos fueran significativos, por lo que nos propusimos abordar cada momento histórico desde diferentes perspectivas, trabajando el carácter artístico, social, económico… mediante la reproducción de diferentes productos. Y ya que entrábamos en el juego de investigar, qué mejor que haciéndolo emulando a quienes se dedican a la arqueología y a la antropología participando en la construcción de un museo.

Así, con estas ideas en mente nos sentamos con el alumnado a idear las salas y elementos que podría tener nuestro museo. Surgieron propuestas interesantes, como la de construir maquetas de viviendas, juegos didácticos con los que investigar, paneles informativos y reconstrucciones de herramientas. Con las ideas claras nos pusimos a trabajar.

La primera parada fue la prehistoria, con sus tres grandes periodos: paleolítico, neolítico y edad de los metales. Durante dos semanas trabajamos estos periodos rotando por diferentes talleres con propósitos específicos: construcción de maquetas, realización de reproducciones artísticas, construcción de un gran panel informativo y elaboración de trípticos informativos.

Cada rincón contó con materiales impresos y recursos electrónicos para investigar sobre cada uno de los aspectos. Cada equipo rotaba por cada uno de los espacios, encargándose en cada rotación de un momento histórico diferente. Dos coordinadoras o coordinadores se encargaban de asegurarse de que todos los miembros del grupo tenían tarea antes de empezar a trabajar, cuidaban de que sus compañeras y compañeros realizasen tareas que les motivasen y de esta asignación surgieron nuevas propuestas para elaborar nuevos contenidos no planificados.

Al finalizar cada rotación cada uno de los equipos llevó a cabo una evaluación sobre la consecución del objetivo y sobre el trabajo de cada miembro.

Nuestra segunda parada en el viaje fue el estudio de las civilizaciones prerromanas. Aquí adoptamos el rol de antropólogos expertos y expertas en celtas, íberos, celtíberos, griegos, fenicios y cartagineses. Cada grupo investigó sobre las costumbres, las formas de sus poblados y sus vestimentas. Después realizamos reproducciones de personas ataviadas con las vestimentas características que convertimos en imanes  para la pizarra con el fin de dar acción a la historia y conocer desde la empatía que supone comprender a un pueblo que se ha estudiado, cómo influyó cada uno de estos pueblos en la identidad de la España prerromana.

De una forma espontánea y sin planificarlo surgió un grupo de expertos que se habían preparado diferentes temas para presentar delante de la clase y así lo hicieron, con sus presentaciones en PowerPoint, sus paneles con dibujos y sus muestra arqueológicas. Con mucha ilusión, contaron al resto de la clase el trabajo que habían hecho y lo que habían descubierto, desde una anécdota familiar cargada de historia a lo que habían aprendido a partir de la lectura de libros relacionados con la historia.

Cerca de nuestro camino final nos pusimos a trabajar con la llegada del imperio romano a la península, y, además, pudimos estudiarla en gran parte desde los restos que tenemos en la actualidad en nuestro país. Buscamos diferentes imágenes y hasta hicimos un mapa interactivo con códigos QR que nos permitía visitar diferentes lugares con el móvil y la ayuda de StreetView.

Antes de montar nuestro museo decidimos ir a uno de verdad y de paso aprender un poco más sobre alguno de los personajes que influyeron en la romanización de la península, visitando la exposición “Los Escipiones: Roma conquista Hispania” en el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares. De allí sacamos muchas ideas para llevarlas a nuestro Museum.

Tras tantas semanas de trabajo teníamos cajas y cajas llenas de lo que habíamos ido fabricando a lo largo de este tiempo, y ya solo nos faltaba ponerlo en orden y presentarlo a nuestros visitantes. Las familias vendrían a conocer nuestra exposición y cada uno tendría un papel que desempeñar el día de la muestra: guía, seguridad, responsable de actividades, ponente y hasta presentadores de la exposición”.

El 9 de junio fue la puesta de largo del proyecto, la visita al museo. Se vivió desde varios puntos; por un lado desde los ojos ilusionados de quienes habían puesto su esfuerzo y ganas en sacar ese trabajo adelante, algunos, incluso, tuvieron problemas para dormir la noche anterior por los nervios. Por otro, desde los ojos curiosos y asombrados de familias, que encontraron una muestra de hasta dónde puede llegar el trabajo por proyectos en Escuela Ideo. Y, por último, desde nuestros propios ojos, que habíamos dinamizado la actividad y con asombro volvíamos a contemplar lo que un alumnado motivado es capaz de aprender haciendo”.

Antes de salir de la exposición, las familias pudieron dejar en el panel de visitas sus opiniones, como si fuera un libro de firmas; allí quedó reflejada la admiración y felicitaciones por el proyecto, además de la ilusión con la que esperan la próxima exposición de Ideo Museum. Este ha sido, sin duda, una joya de proyecto.